26 oct. 2014

Sobre cuidados y medicinas

Como médico que soy, agradezco la sabiduría de esta reflexión de Juan Hernández Yañez. Siempre he estado convencido de que el papel de la enfermería, auxiliares, limpiadores/as, etc. es tanto o más importante que el nuestro. De hecho cuando vi la foto esta famosa del cuadro médico que se había encargado de la atención de Teresa Romero, enseguida me venía la pregunta de qué es lo que en concreto  se había aportado desde el punto de vista clínico que permita situarles como "salvadores". Pero si la clave en un caso como el del ébola, hoy por hoy, es sostener la vida para permitir que sea el propio organismo el que supere la infección... El papel de sueros y medicamentos en pruebas es hoy por hoy totalmente desconocido. Y para sostener la vida, lo más importante son los cuidados cercanos. En este sentido sí que hay algo en lo que no estoy de acuerdo con el articulo: aunque se señale como una imagen que no gusta al autor, cuanto más se acerquen estos cuidados a los de una madre corajuda, más vida infundirán...

La otra mitad del cielo (de Teresa)


El caso de Teresa Romero, la TCAE que, según parece a estas alturas y esperemos que sea definitivamente, ha sobrevivido a la enfermedad hemorrágica del virus de Ébola, nos va a ofrecer un sinfín de "estudios de caso" como ningún otro casi en la historia del Sistema Nacional de Salud. Ojalá que aprendamos mucho, pero mucho, mucho...


Sobre lo que no se debe hacer pero se hizo; sobre lo que sí se debe hacer pero no se hizo; sobre héroes (muchos, pero no todos igual de visibles) y villanos (pocos, pero muy villanos y todos muy visibles); sobre la manera en que gentuza sin principios ha querido arrimar el ascua a su sardina para sacer tajada política de estos terribles sucesos; sobre cómo (pero no por qué), cuando un problema de salud solo afecta a poblaciones y naciones pobres, sin recursos, nadie invierte un chavo en buscar soluciones y se dice que pasarán muchos años hasta que se encuentren, pero cuando amenaza a poblaciones y naciones opulentas se anuncia que para enero de 2015 ahí estarán tratamientos y vacunas, supongo que un pingüe negocio inasequible para los pobres y oneroso-pero-te-jodes para los ricos.



Hoy me quiero detener en la comprensible frustración (expresada de momento en las redes sociales, pero esta vez también por líderes intelectuales que no suelen mojarse mucho) de los supuestos-solo-cuidadores de Teresa, anónimos y arriesgados profesionales que han estado ahí, a su lado, en el 90% de los contactos de riesgo y en el 100% del tiempo de Teresa.



Mientras, (una mayoría de) los medios de comunicación trataban de obtener y publicar fotos de la paciente medio desnuda y con mascarilla y ensalzaban de manera un tanto moñas a las personas, a los profesionales, que compartían el grave riesgo de contagiarse, eso sí, confundiendo enfermera con auxiliar, con ATS, con técnico..., todo era tan humano. El lado emotivo, heróico y mediático.



Pero cuando llegan las buenas noticias, todo eso desaparece.



El Ébola tiene una tasa global de mortalidad que varía en función de las diferentes cepas del virus, pero viene a situarse en el 60% de las personas infectadas. El ¿tratamiento? que se sigue en los países donde se producen los brotes, bien se nos dice, consiste en acompañar al paciente, nutrirlo, hidratarlo, proporcionarle higiene, estabilidad emocional, procurar que su sistema inmunitario esté en las mejores condiciones para luchar contra el patógeno invasor... y esperar. No hay tratamiento médico ninguno... en África.



Pero cuando se importa el virus a Occidente, por motivos discutiblemente humanitarios (y yo me mostré públicamente de acuerdo cuando se produjo en España el primer caso), de repente aparecen tratamientos experimentales que aunque nunca se han probado en (los pobres) humanos (de África), solo en ratas (me censuro la metáfora), prometen ser efectivos y se aprueban y se prueban... Y a veces funcionan y otras no. Más bien no. La tasa de supervivencia de los cinco casos importados a Occidente (fallecidos o curados) no mejoran ese 40% aleatorio de momento.



Pero cuando se produce una curación... es la medicina la que aparece únicamente en escena. Y eso es simplemente obsceno e injusto, por parte de los responsables de comunicación y también de los propios médicos que saben que no existe más mérito técnico-científico que en otras situaciones similares en las que todo se juega a vida o muerte sin demasiados recursos terapéuticos (y me morderé la lengua y pediré perdón públicamente si algún día explican que hicieron algo más que echar mano de todo lo que les habían facilitado; como fue su deber).



Ahora, bien, me pregunto: ¿lo que han hecho los médicos es Ciencia y lo que ha hecho el personal de enfermería es solo Humanidad, valor, riesgo, solidaridad? ¿Las enfermeras que han atendido a Teresa no han aplicado conocimientos técnicos y competencias profesionales, solo han sido como una tierna y corajuda madre que ha estado ahí en los momentos difíciles?



¿Qué coño les pasó por la cabeza a esos cuatro fenómenos, y les obnubiló la razón, para olvidarse de que los cuidados en enfermería que ha recibido Teresa  -ella misma personal de enfermería-  han sido críticos para la curación de Teresa, no sé en qué proporción con respecto a los antivirales, sueros humanos y resto del arsenal médico-farmacológico, pero sin duda de manera crítica, fundamental? Sí, curación: porque aunque aún haya algunas enfermeras fundamentalistas y legiones de médicos trasnochados que afirman que la enfermería cuida y la medicina cura, eso es científica y radicalmente falso. Los cuidados de enfermería forman parte de la terapéutica clínica, de la misma forma que la atención médica forma parte  -o debería hacerlo-  de los procesos de cuidados. Y así lo reclaman los médicos y enfermeras más lúcidos.



El doctor José Ramón Arribas y su corto equipo se han equivocado gravemente al aceptar comparecer sin su otra mitad del cielo. Lo cual no es novedad, qué pena.




13 oct. 2014

Choosing wisely

Genial video para animarnos a escapar del control médico exagerado y a escoger las ocpciones más sensatas en cuanto a la salud... ¡A bailar!

10 oct. 2014

Muchas gracias, Sr. Rodriguez

En la primera rueda de prensa tras conocerse la infección por Ébola de Teresa Romero, alguien avispado debía haber que decidió que lo mejor era esconder al consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid, el excelentísimo Sr. Don Javier Rodriguez. Con buen tino, pensó que era más útil esconderse tras la torpeza evidente de la ministra, apoyada en la dinámica de silencios y respuestas vagas y distantes en las que su querido jefe Mariano es un auténtico experto. Efectivamente, acertó. Porque cuando el Sr. Rodriguez ha decidido sacar la cabeza y abrir la boca, de manera reincidente, además (se ve que cuando se lanza, no hay quien le pare, debe ser de la quinta del ministro de educación), el verdadero problema aparece de manera evidente ante nosotrxs.

Porque hay problemas importantes que han quedado de manifiesto en estos pocos días, aunque muchos vuelven a ser actualizaciones de déficits ya conocidos de nuestro gobierno: incapacidad, improvisación, opacidad, escapismo, nula asunción de responsabilidades...

Y en esas podríamos estar, discutiendo de cuál de esos problemas es más grave, si no fuera porque el Sr. Rodriguez ha saltado a la palestra para encarnar de manera diáfana cuál es la tragedia de fondo en este asunto: la absoluta falta de respeto por la vida y las personas, que son utilizadas como kleenex a conveniencia cuando se las necesita y arrojadas como desechos cuando ya no hay nada más que sacarles (o incluso buscando sacar rentabilidad al deshacerse de ellas).

Con razón se recuerda también que hay muchas otras personas en el continente africano muriendo por esta y por muchas otras enfermedades, la mayoría de ellas evitables, y que en torno a ellas no se movilizan tantos recursos ni apasionadas defensas como en torno al perro de Teresa Romero. Pero es ahí donde el Sr. Rodriguez vuelve a aparecer para igualar la situación de una y otros, para dejar en evidencia que sus vidas le traen al pairo, al igual que su dignidad, y que lo único que le interesa es ver cómo salir del paso sin verse salpicado por la realidad.

Hay que dar las gracias al Sr. Rodriguez, sí. Porque esta manera de ser y estar en el mundo no es exclusiva de él, aunque muchos de sus compañerxs la escondan. Pero a poco que se rasque es evidente que esta actitud es muy representativa de quienes nos gobiernan en este momento.

Porque parece que les trae al pairo que casi un millón de personas se hayan quedado sin asistencia sanitaria por el hecho de haber nacido en otro país y no haber conseguido regularizar aquí su situación. Esto se ha cobrado muchas vidas, algunas de ellas de manera muy evidente, y además no se ha conseguido explicar cuáles han sido los beneficios que se han conseguido con esta decisión. Pero total, les da igual dejar a toda esa gente desasistida. Mientras se pueda agitar la bandera de la inmigración como problema, aunque sea mintiendo, todos tranquilos.

También les traen al pairo las personas africanas afectadas por el Ébola que tan alarmante es que sufra un europeo. Por eso la idea de, en vez de traer a los misioneros, mandar un hospital de campaña para atenderles donde se encontraban así como a lxs demás afectadxs en la zona, les debió parecer absurda. Y por eso dejaron fuera del avión a una monja infectada, pero que no tenía la suerte de ser española. Eso sí, cuando días después otro misionero estaba ya en fase terminal y ella había superado la enfermedad, bien que se la trajo a España, en ese momento sí, en un viaje mucho más enrevesado que el anterior, para poder extraerle suero que poder usar como tratamiento.

O ahora que se evidencia la falta de formación recibida por el personal para el tratamiento de estos casos, y la desconfianza y el miedo aumentan, la salida que encuentran es el aprovechar la precaria situación laboral de la gente para contratar enfermeras de manera temporal para dedicarse a estas tareas. ¿Cómo van a decir que no? ¿Qué plan de formación hay para estas profesionales de manera que puedan asumir sus responsabilidades, que pueden llegar a a ser muy complejas?

Y así con tantos otros ejemplos tan evidentes a lo largo de estos días. Ningún respeto, ninguno, por quién está sufriendo. La única preocupación es la de salvar el propio trasero. Ni más, ni menos.

Gracias, Sr. Rodríguez, muchas gracias una vez más. Es usted tan absurda y evidentemente inmoral y miserable que no deja lugar a dudas de como funcionan ustedes. Porque a día de hoy, nadie de su entorno le ha descalificado. Será porque aunque las formas varíen, en el fondo deben estar ustedes todos de acuerdo.

P.D. Hay miles de artículos y escritos muy interesantes, pero acá van los dos últimos que he leído y que me parece de lo mejores:

http://www.actasanitaria.com/ebola-cuestiones-basicas/ de Gervás.

http://repunomada.blogspot.com.es/2014/10/rindamos-un-homenaje-publico-las.html muy necesaria perspectiva de parte de J. Repullo

6 oct. 2014

El TTIP contra todxs

Encontrado en la web de CAS Madrid, para que tengamos claro el impacto de este tratado que se quiere imponer. Para quien quiera movilizarse, se está convocando en Madrid para el 11 de octubre...


Impacto del TTIP en la salud de los europeos


La Asociación Europea de Consumidores alerta del impacto que tendrá el TTIP en la salud de los Europeos

Según la Asociación Europea de Consumidores (BEUC), el debate público que está teniendo lugar actualmente en el Reino Unido sobre cómo el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP) afectará a el sistema de salud nacional británico (NHS), es sintomático del recelo que muestran en general los europeos hacia este tratado, en particular en temas de salud pública. 

Si bien la BEUC reconoce que el TTIP podría generar una serie de beneficios para los consumidores europeos y americanos, también subraya que existen riesgos que podrían cancelar estas posibles ventajas.

Entre las aportaciones positivas del tratado, la BEUC ha subrayado que una mayor cooperación entre la Agencia de Medicamentos Europea (EMA) y la Agencia Americana para Alimentos y Medicinas (FDA) favorecerá un mayor acceso de los consumidores a medicinas innovadoras y un mayor intercambio de información en temas de seguridad e inspección sanitarias y de resultados de ensayos clínicos. 

Discrepancia en torno a la confidencialidad comercial

Sin embargo, en una carta dirigida a Douglas Bell, el presidente del Comité de la Política Comercial de los EEUU (involucrado en las negociaciones del TTIP), la industria farmacéutica estadounidense (PhRMA) presiona para que se disuade a la EMA de seguir con su propuesta de política de transparencia en torno a los resultados de los ensayos clínicos. Para PhRMA, el principio de confidencialidad comercial debe “preservar los incentivos a la investigación biomédica protegiendo adecuadamente datos comerciales confidenciales de una divulgación inapropiada”. Por su parte la EMA en su propuesta matiza que la Agencia no puede revelar datos comerciales confidenciales “excepto si predomina un interés público que justifique la divulgación”. A su vez, la BEUC ha insistido en que los informes de los ensayos clínicos no deberían ser considerados como comercialmente confidenciales y que no se puede anteponer los intereses comerciales a los de la salud pública. 

Otro punto del TTIP que preocupa a la BEUC es la mayor autoridad que los negociadores pretenden dar a las farmacéuticas en materia de fijación de los precios y de reembolso de los gastos sanitarios.  “Dar más poder a la industria farmacéutica llevará a que encarezcan los medicamentos en Europa”, afirma la asociación de consumidores. 

En fin, existe también otro riesgo más con la ampliación del plazo de las patentes. Esto retrasaría la entrada al mercado de los genéricos, más baratos para los consumidores. 

La BEUC se opondrá también a cualquier intento del TTIP de rescindir la prohibición europea actual de hacer publicidad directa de medicamentos a los consumidores (cosa que se hace en Estados Unidos) puesto que llevaría a una “demanda inapropiada y costosa de medicamentos”. <

A todo esto, hay que añadir que el pasado jueves 11 de septiembre, la Comisión Europea a rechazado una propuesta de Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) de obtener de los Estados miembros que no firmen los tratados TAFTA y CETA, respectivamente entre la UE y los EEUU y entre la UE y Canadá. La ICE había sido propuesta por una alianza de 230 movimientos ciudadanos de 21 países miembros de la Unión Europea. Para Michel Dubromel, de la asociación France Nature Environnement (Francia Naturaleza Medioambiente), uno de los organismos promotores de la ICE en Francia, “en vez de responder a nuestras preocupaciones hacia una política comercial europea totalmente opaca a los ciudadanos, la Comisión se niega al debate y al sentido común. Desde un punto de vista ciudadano, esto es un acto despótico alienante para todos los pueblos de Europa”. Frente al rechazo, la alianza de colectivos prepara una jornada de movilización europea el próximo 11 de octubre con un centenar de acciones coordinadas en todo el continente. 

(Artículo publicado el 11 de septiembre de 2014 por Monique Goyens en www.beuc.eu. Sintesis y traducción : Nathalie Pédestarres)